info@bufetecarro.com
+ 506-2290-8571
+ 1-800-7697149

Boletín Jurídico Laboral N° 07-2019.

Las regulaciones en cuanto a la apariencia y la opinión de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

Estimados clientes:

La Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia mediante la resolución n° 2019-005589, se pronunció sobre el caso de un oficial de tránsito que interpuso un recurso de amparo en contra del Ministerio de Obras Públicas y Transportes, ya que se le imputó la comisión de una falta leve por el hecho de tener barba, con base en un Reglamento de la Institución que así lo prohibía. La Sala señaló que:

“…En ese sentido, para este Tribunal no quedó demostrada la justificación de las razones por qué resulta imperioso y necesario la prohibición absoluta del uso de la barba ni como esta resulta lesiva de derechos de terceros […] Así tampoco, quedó constatado cómo el uso de una barba haya impedido que el recurrente hubiera ejercido de forma correcta sus funciones o que se haya disminuido su rendimiento. De ahí que esta Sala, concluye que la prohibición absoluta de poder lucir una barba es innecesaria. En segundo lugar, en cuanto a la idoneidad de la medida, debe reiterarse que podría existir, en algunos supuestos, la necesidad de regular el uso de la barba –p.ej. por razones de higiene o presentación personal, es decir, que la misma sea presentable y esté aseada-, lo cual vendría a ser proporcional y razonable. En un tercer estadio, en lo relativo a la proporcionalidad (en estricto sentido), este Tribunal considera que la medida reglamentaria –prohibición absoluta del uso de una barba- es excesivo, en el tanto deja desprotegido los derechos a la identidad y desarrollo de la personalidad, sea que las personas puedan decidir sobre su apariencia…” (La negrita es nuestra.)

En el mismo voto, se señala que el patrono cuenta con una serie de potestades, que le permiten regular ciertas normas de conducta o de aspecto de sus trabajadores, siempre y cuando estas estén justificadas, sean proporcionales y razonables. Dichas limitaciones son permitidas, en el tanto su regulación no sea excesiva y no conlleve un menoscabo de los derechos fundamentales de la persona trabajadora.

Cabe recalcar que cada caso debe de ser analizado de manera individual, ya que hay ocasiones en que las regulaciones a la apariencia se encuentran justificadas, tal sería el caso de una empresa de fabricación de dispositivos médicos, por ejemplo.

Si desea obtener asesoría en relación a estos temas, no dude en contactarnos.

Nos ponemos a su disposición para cualquier duda o comentario.

 

Dra. Ma. Del Rocío Carro H.                                                                                                                                       Mg. Gabriel Espinoza Carro.

Leave a Reply