info@bufetecarro.com
+ 506-2290-8571
+ 1-800-7697149

Boletín Jurídico Laboral N° 11-2019.

Discriminación y adecuación de las metas de producción.

Estimados clientes:

Hace pocos meses la Sala Segunda de la Corte Suprema de Justicia emitió un pronunciamiento de especial interés en el tema de discriminación. Nos referimos a la sentencia número 2019-000022 de la Sala Segunda de la Corte Suprema de Justicia de las diez horas y veinte minutos del once de enero de dos mil diecinueve.

El caso refiere a un empleado que demandó a su patrono, interponiendo un proceso sumarísimo, ya que las metas de rendimiento y producción que le impuso el patrono eran discriminatorias, en virtud de que sufría de una condición médica que le obligaba a ir al baño más veces de lo normal, lo que según el actor ocasionaba que perdiera alrededor de una hora de producción.

La Sala Segunda de la Corte Suprema de Justicia, realizó un análisis de gran interés en relación al tema de la discriminación y concluyó, que en un caso como éste, el trato igualitario más bien constituye una acción  discriminatoria, ya que las condiciones particulares del accionante, requieren por un lado el otorgamiento de tiempos distintos para el uso del servicio sanitario y además la adecuación de las metas de producción, al no encontrarse éste en las mismas condiciones de producción que sus compañeros, ya que el tiempo efectivo de trabajo en su caso es distinto. Como se observa la Sala Segunda señaló:

“…Aún cuando en el recurso se mencione que la demandada tomó las medidas de seguimiento según la normativa que rige a lo interno, no acreditó que efectivamente haya readecuado la productividad del trabajador a sabiendas del tiempo reducido de labores que tiene en razón de su condición de salud. Bajo estos términos, en donde se da una exigencia igualitaria de resultados sin advertir la especial condición del actor, el trato igualitario se constituye, por sus efectos, en una acción abiertamente discriminatoria y justifica el interés del accionante en la presentación de esta demanda; ya que no cabe duda que de mantenerse en los parámetros de producción exigidos, en los que no se pondere su especial condición, enfrenta la posibilidad de continuar siendo sancionado…” (El subrayado es nuestro).

Este voto resulta de especial interés porque, esclarece los alcances de los procesos sumarísimos, que según este voto, van más allá de reclamos por la no contratación discriminatoria o por despidos discriminatorios, sino que en un caso como éste—donde el trabajador se encontraba activo trabajando para la empresa—la Sala Segunda obligó al patrono a modificar conductas discriminatorias durante la relación laboral.

Resulta interesante el hecho de que un Juzgado de Trabajo y la Sala Segunda le indiquen a un patrono cómo tiene que organizar las metas de producción y rendimiento de sus trabajadores que se encuentran en situaciones particulares, ya que esto puede significar una “modulación judicial” del poder de dirección del patrono.

Nos ponemos a su disposición para cualquier duda o comentario.

 

   Mg. Gabriel Espinoza Carro.                                                                                                                              Ma. Del Rocío Carro Hernández.                                                                                                                                

 

Leave a Reply